Amo las jacarandas

Ante una superficie, un muro de mármol níveo impecable, un estallido lila extiende su reflejo como espejo vuelto alfombra, sobre el suelo de lava negra.

Su tronco retorcido, carga racimos de pequeñas flores, como campanitas, goce de insectos y colibríes.

Ofelia Murrieta​

El contenido de cada obra es responsabilidad de su propio autor.